Seguidores

domingo, 17 de marzo de 2019

Capac Urcu

El sol perece inerme
sobre el mundo artificial.
En órbitas lejanas; se vierten
vastos sueños en un manantial.

Riachuelo paulatino fluye por
abismos hacia cuevas insondables.
¡Augusta montaña de hielo!
Cumbres y siluetas ancestrales.

Ritual sobrenatural deslinda
nubes escarlata en espejismos.
Espejo arcaico refleja rostros
antiguos de astros milenarios.

Espinas de flores mortíferas
designan ilusiones, enigmas y llovizna.
La noche discurre entre niebla
de sangre, espectros y expresiones
huidizas.


Santiago Salvador
2019







sábado, 16 de febrero de 2019

Las voces de las sombras


Desconectar el mundo
en un sueño.
Dudosa reputación,
ladera helada y sempiterna.

Sembradíos de rencores
y despiadadas penas.
Silba el viento nefando,
entre las piedras.

Imagen oscura invoca
gotas de lluvia empírea.
Ciempiés de siluetas
circulan en la fosca impía.

Santiago Salvador
2019

viernes, 8 de febrero de 2019

El oráculo de los sueños

La máquina infausta
corre por mis venas.
Soñar; cristalizar el
tiempo en perlas.

El camino desvela
luces y amaneceres.
Vivir en un cielo
dentro de la muerte.

Un mundo irreal;
escape hacia el corazón.
Alusiones que nunca
regresaron.

El péndulo de tú mirada, desgarra
en la sustancia; un mar de sangre.
Yermo de soledad entre
 ciudades interminables.

Santiago Salvador
2019









martes, 1 de enero de 2019

Noche de sombras


El martirio y la nostalgia
de un pueblo de piedra;
rugiendo cantares de rebeldía.

Sueños viejos habitan 
en bóvedas lejanas.
La tierra y el cielo crearon
ríos de sangre y montañas.

¡La tirria, la tristeza; la belleza!
Elixir vaporoso transpirando
bajo florestas y parajes.

Te vi leyendo libros negros.
Un cielo rojo se cierne sobre
el mundo y su averno.

Tumores nocturnos;
hieden a libertad.
Señales de radio
se oyen desfiguradas.


Santiago Salvador
2019

domingo, 9 de diciembre de 2018

Sueño errante



Formaciones colosales,
cinceladas y abovedadas
con flores y sonrisas miserables.

Demonios lacerados,
observan un espectro
sollozar frente a un espejo.

Sonidos y movimientos
de calles heridas; infectas.
Vibraciones en luces muertas.

Salones ataviados con
frescos, demenciales
evocan una Virgen ululante.

¡No puedo hablar, no puedo gritar!

Escapo hacia una puerta ocluida.
Escucho las campanas 
que suenan en mí vida.

Santiago Salvador
2018




sábado, 8 de diciembre de 2018

Cráter


Desgarrando un recuerdo nefando.
La creación de la tierra;
la percusión de mil truenos!!

Desempolvando libros viejos,
entre huesos rancios y
hechizos amargos.

Desafiando el abismo.
Corazón envenenado;
labrando en las estrellas..

Desangrada luna proyecta;
lobos, duendes y hadas. 
La oscuridad se hace azul.

Desvirtuando alaridos.
La hoguera del alma: el infinito.
Las aves anuncian la luz..

Santiago Salvador
2018


domingo, 11 de noviembre de 2018

Fight Club, Chuck Palahniuk (1996)




En mis sueños siempre estoy en la casa donde crecí; olvidada en el tiempo. En esa casa, tuve mis primeros sueños, mis primeras pesadillas. Cuando sueño en mis amigos que no he visto en muchos años. No obstante, sueño con interiores de edificios abandonados y lugares desconocidos. En mis sueños veo calles cercanas y un corazón olvidado. Intento ver el futuro tan cercano; pero sólo tengo las visiones que llegan a mí conciencia. Arquitectura, figuras de personas que han entrado y salido de mí vida.  Estas visiones se repiten constantemente. Me ha tomado muchos años para reconocer los patrones que tengo en mis sueños. Trascender años de existencia; para poder presenciar situaciones oníricas. Una proyección terrenal y astral incomprensible. Soñar es ver el más allá de lo que no podemos percibir cuando estamos despiertos.

Amaneceres mundiales. Todos estamos aquí en el presente. Somos billones que habitamos en este mundo. Somos iguales pero diferentes al mismo tiempo. Valorar nuestras diferencias en vez de atacarnos y contradecirnos todo el tiempo. Vivir el tiempo completamente. Entendemos que el tiempo es parte de la duración de la vida. Por eso no podemos entender los océanos vastos: que nos envuelven, tan antiguos como el cielo. El mundo y su oscuridad. Separar la vulnerabilidad humana; de la sociedad. No podemos dejar de consumir—debemos destruir las idolatrías caducas y  anular el valor del dinero. Las redes sociales, las ideologías políticas se han tornado en el refugio del milenio.

Viviendo una vida individual: estamos permanentemente conectados con la matriz universal. Las redes sociales se han vuelto en un refugio emocional: en vez de buscar a otro ser humano para compartir emociones reales, reprimidas. Durante mis días de trabajo; el mundo yace inconcluso con reflexiones que surgen de mí ser. Estoy en todos; todos están en mí. Todo lo que experimento está relacionado con mis emociones y conceptos. Nuestro universo es vasto sin embargo, está vinculado con universos mucho más amplios y lejanos. Las personas, cada vez se relacionan  menos, hay cada vez más fantasmas deambulando en las calles. Sentimientos, quimeras, redes sociales.

Los días de mi vida transcurren en el tiempo del microcosmos andino. Las tardes se desvanecen en las sombras de esta ciudad y su gente. Nuestro mundo proyecta otras galaxias por conocer; el ser humano se limita a explorar y conocer lo desconocido. El tiempo actual es imposible de definir: está ligado a los planetas y al cosmos ulterior. Desenmascarar las intenciones del cosmos. Vivir en un mundo sin sentido o inventar un sentido nuevo de vida. La guadaña del tiempo cosecha nuestras vidas. La espada de marte. El juicio final llegará en el momento exacto. Los astros: todo lo manipulan: ponen las cosas en su lugar.  Los torcidos eclipses de este mundo crecen en el devenir de la sociedad (culturas y subculturas). Según como se ha vivido; la muerte vendrá inefable y certera para todos.  Las formas de comunicación han cambiado; ahora son representadas en tecnología y redes sociales. Nos hemos hecho más silentes, anulando de forma absurda nuestras propias formas de expresión.

 Buscar a otro ser humano en los abismos del mundo moderno no es tarea fácil. La soledad es la nueva forma de vivir en el presente de la humanidad. La esencia del ser humano eclipsada por el desarrollo tecnológico, el pensamiento humano diferenciado de lo virtual, contemporáneo. Explorar la astrología y otras ciencias para aprender a descubrir la humanidad y el universo. Las expectativas sociales ocultan sentimientos verdaderos. En el lado irreal del mundo; está la muerte esperando el día para llevar a una nueva persona al infinito. Lo escrito, perdurará en materia en el tiempo. La muerte es parte de la evolución del universo. Nadie sabe con certeza que hay al otro lado. ¿Para qué venimos a este mundo tan limitado y eterno al mismo  tiempo?  La evolución tecnológica se ha tomado de nuestras mentalidades; pero no de nuestras almas. Todo se ha vuelto silente, la comunicación ya no existe, nos estamos quedando en el silencio que ilumina nuestras existencias.

Charles Micheal Chuck Palahniuk ( Pasco Washington, Estados Unidos, 21 de febrero de 1962). Novelista, satírico, periodista independiente. Publicó esta novela satírica y mordaz en contra del sistema occidental y el nuevo milenio. Un simple descubrimiento personal necesario en la humanidad. ¿Cómo podemos darnos cuenta de las cosas inútiles que el sistema consumista impone? El amor sentimental es una ilusión más; como tantas otras que nos hechizan durante toda la vida. Ser prisionero de un sistema que no le importa si vives o mueres, cualquier condición de vida no afectará el motor de la máquina. Dejar de engañarnos con tanta trampa y quitarnos la máscara "curuchupa" del sistema. Ser simplemente uno mismo. Seguir cursando las nebulosas hacia mayores abismos.


Santiago Salvador 
2018